Saltar navegación e ir al contenido principal

Filtrar

Grupos de contenidos
Tipo de contenido
Disponibilidad
Idioma
Licencia

Resultados de búsqueda

2693 contenidos encontrados

  • Acceso digital
  • Programas de mano
Imagen de apoyo de  Programa de mano - Colorín Colorado, música tradicional colombiana (Colombia)

Programa de mano - Colorín Colorado, música tradicional colombiana (Colombia)

Foto: Áxel Moncada Temporada Nacional de Conciertos Banco de la República 2019 COLORÍN COLORADO música tradicional colombiana (Colombia) Jueves 16 de mayo de 2019 · 7:00 p.m. Armenia, Casa de la Cultura de Calarcá PULEP: OBR115 Sábado, 18 de mayo de 2019 · 4:00 p.m. Cali, Auditorio del Centro Cultural Comfandi PULEP: DXD705 Jueves 23 de mayo de 2019 · 7:30 p.m. Bogotá, Sala de Conciertos de la Biblioteca Luis Ángel Arango PULEP: OTA770 SERIE DE LOS JÓVENES INTÉRPRETES TOME NOTA Los conciertos iniciarán exactamente a la hora indicada en los avisos de prensa y en el programa de mano. Llegar con media hora de antelación le permitirá ingresar al concierto con tranquilidad y disfrutarlo en su totalidad. Si al momento de llegar al concierto éste ya ha iniciado, el personal del auditorio le indicará el momento adecuado para ingresar a la sala de acuerdo con las recomendaciones dadas por los artistas que están en escena. Tenga en cuenta que en algunos conciertos, debido al programa y a los requerimientos de los artistas, no estará permitido el ingreso a la sala una vez el concierto haya iniciado. Agradecemos se abstenga de consumir comidas y bebidas, o fumar durante el concierto con el fin de garantizar un ambiente adecuado tanto para el público como para los artistas. Un ambiente silencioso es propicio para disfrutar la música. Durante el transcurso del concierto, por favor mantenga apagados sus equipos electrónicos, incluyendo teléfonos celulares, buscapersonas y alarmas de reloj. Por respeto a los derechos de autor de los compositores e intérpretes, no está permitido realizar grabaciones de audio o video ni tomar fotografías durante el concierto. Los artistas interesados en presentar una propuesta de concierto pueden visitar el siguiente enlace www.banrepcultural.org/servicios/como-presentar-su-propuesta-artistica en el que encontrarán información pormenorizada acerca de este proceso. Si desea recibir información sobre la actividad cultural del Banco de la República ingrese al siguiente enlace www.banrepcultural.org/servicios/listas-de-correo y suscríbase a las listas de correo de su preferencia. Para remitir al Banco de la República sus solicitudes de información, peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, felicitaciones o denuncias de actos de corrupción, puede ingresar al siguiente enlace https://atencionalciudadano.banrep.gov.co/ siac/ess.do, escribir al correo electrónico [email protected], comunicarse a la línea gratuita nacional 01 8000 911745, o acercarse a los puntos de atención dispuestos para esto en las diferentes oficinas del Banco de la República a nivel nacional. SÍGANOS EN Sala de Conciertos @Banrepcultural Banrepcultural Banrepcultural Luis Ángel Arango 1 Foto: Áxel Moncada COLORÍN COLORADO música tradicional colombiana Valentina Álvarez, guitarra; Daniela Dorado, tiple; Valentina Castaño y Estefanía Marín, bandolas Colorín Colorado es una destacada agrupación juvenil femenina que nació de las prácticas de grupos de cámara del plan de estudios de la Escuela de música de Ginebra (Valle del Cauca) y la Fundación Canto por la Vida, dirigidas por Samuel Ibarra Conde. Sus integrantes se destacan por la alegría, dedicación, disciplina y pasión con que asumen la música. En sus seis años de recorrido musical han alcanzado una delicada destreza en la ejecución de sus instrumentos que les ha permitido mostrar al público altos niveles de interpretación a través de la amplia sonoridad del formato de cuarteto colombiano. Su extenso y variado repertorio incluye diversos ritmos de la música andina colombiana. En su repertorio incluyen obras de los destacados compositores Luis Uribe Bueno, Francisco Cristancho, Luis A. Calvo, Álvaro Romero, Efraín Orozco, Samuel Ibarra, Jerónimo Velasco, Fulgencio García, Jacob do Bandolim y Pedro Morales Pino, entre otros. Colorín Colorado inició su carrera musical a nivel nacional en el 2013, año en que obtuvo los primeros lugares y premios en los más importantes concursos infantiles y juveniles que promueven la música andina: el primer puesto como grupo instrumental y el gran premio a lo mejor de lo mejor en el concurso Cuyabrito de Oro, en Montenegro (Quindío); ganador absoluto en la modalidad instrumental y el Gran Premio Cacique Tundama, en Duitama (Boyacá). En el 2014 ganó el primer puesto como agrupación instrumental y obtuvo el Gran Zue de Oro a lo mejor de lo mejor en el Concurso de Sogamoso (Boyacá). En el 2015 ocupó el primer puesto en el Concurso Nacional Infantil y Juvenil Ocobo de Oro, en Ibagué. Fue finalista en el XXVI Festival Nacional del Pasillo Colombiano, en Aguadas (Caldas) y en el XXXII Festival Hatoviejo-Cotrafa, en Bello (Antioquia). Ocupó el segundo lugar en el XVI Concurso Nacional de Duetos Ciudad de Cajicá y VIII Concurso de Música Andina Colombiana Instrumental y Vocal, en Cajicá (Cundinamarca). 2 Colorín Colorado ha ofrecido conciertos en el Museo Nacional de Bogotá; en el Congreso Nacional de Música, en Medellín; en los encuentros Bandolitis del Festival Bandola, en Sevilla (Valle del Cauca); en el Encuentro de Música Pamplonilla la loca, en Pamplona (Norte de Santander); en el Encuentro de Estudiantinas, en Tuluá y Versalles (Valle del Cauca), y en la 45a edición del Festival Internacional de la Cultura (FIC) en Tunja (Boyacá). Participó en el 42° Festival de Música Andina Colombiana Mono Núñez, con la obra inédita Danza de nubes, de Samuel Ibarra Conde; en el Encuentro de Educación Musical en la Escuela Básica Primaria, en Bogotá; en el Congreso de Música Andina Colombiana (MAC) en Ginebra (Valle del Cauca), y en conciertos en la Universidad del Valle, la Universidad Sergio Arboleda y la Universidad Pedagógica Nacional en Bogotá. Además de interpretar música andina colombiana, Colorín Colorado ha investigado nuevas sonoridades y planteado propuestas musicales con las que las ha descubierto las bondades culturales y artísticas de la música infantil tradicional. Esta es una nueva propuesta performática, que incluye música instrumental, voces y actuación, y que han tenido la oportunidad de presentar en el Festival Centro de Bogotá y en el Encuentro Departamental de Orquestas de Cuerdas del Valle del Cauca, en la ciudad de Versalles, en este departamento. El concierto en Armenia cuenta con el apoyo de El concierto en Cali cuenta con el apoyo de 3 PROGRAMA Anochecer (s. f.) JERÓNIMO VELASCO GONZÁLEZ (1885-1963) Original para piano* Toño (s. f.) ÁLVARO ROMERO SÁNCHEZ (1909-1999) Original para trío típico colombiano* El muñequero (1994) LUIS URIBE BUENO (1916-2000) Blanquita (c. 1937) LUIS ANTONIO CALVO (1882-1945) Original para piano* Un nuevo hogar (2013) SAMUEL IBARRA CONDE (n. 1987) Original para orquesta de cuerdas pulsadas* Iris (1912-1923) / Leonilde (1880-1899) / Una noche (s. f.) / Chispazo (1880-1899) PEDRO MORALES PINO (1863-1926) Original para piano* INTERMEDIO Valentina (2013) SAMUEL IBARRA CONDE Trigueñita (s. f.) FRANCISCO CRISTANCHO CAMARGO (1905-1977) Original para trío típico colombiano* Danza de nubes (2016) SAMUEL IBARRA CONDE Las doce (s. f.) ÁLVARO ROMERO SÁNCHEZ Original para trío típico colombiano* Santa morena (1954) JACOB PICK BITTENCOURT ‘JACOB DO BANDOLIM’ (1918-1969) Original para bandolim, cavaquinho, guitarra y guitarra de siete cuerdas* Coqueteos (s. f.) FULGENCIO GARCÍA PARRA (1880-1945) Original para trío típico colombiano* * Arreglos para cuarteto típico colombiano realizados por Samuel Ibarra Conde CONCIERTO No. 24 4 NOTAS AL PROGRAMA «Tenemos 21 años, en promedio, y llevamos tocando juntas seis años, pero mucho más en el proceso de la escuela». La escuela es la de la Fundación Canto por la Vida, en Ginebra, Valle del Cauca, una hermosa realidad formativa y una experiencia vital y artística que ya ha marcado positivamente por lo menos un par de generaciones de niños y jóvenes. «Aprendimos de los procesos de la escuela, pasamos por los xilófonos, el guitarrillo, otros instrumentos y varios grupos», dice una de las integrantes al describir su proceso formativo allí, que se caracteriza por la integralidad en la construcción de buenos y variados desempeños instrumentales, vocales, corporales y en escena, en un ambiente lúdico de rigor y amor. ¿Cómo se armó el cuarteto? «Nuestra escuela es la de Samuel», responden inmediatamente, refiriéndose a Samuel Ibarra Conde, músico profesional de una reconocida universidad bogotana y con posgrado en Brasil. A partir de esa experiencia general, Ibarra identificó las fortalezas y proyecciones de cada una en su instrumento y las ha guiado: es quien les da las indicaciones técnicas e interpretativas, escoge y arregla –si es el caso– el repertorio, las acompaña y las respalda. Tanto en la escuela como en su proyección artística, el cuarteto se ha preocupado por tratar de reconstruir algo que consideran importante y, de alguna manera, refundido: eso tan inasible que puede denominarse ‘escuela vallecaucana’, especialmente en la bandola, por lo cual tienen como referente principal a Diego Estrada Montoya y su Trío Morales Pino. «Nos gusta la fuerza del maestro Estrada, su manera de tocar; estamos recuperando su forma de tomar el plectro, la predominancia del antebrazo […] todo mezclado con las técnicas que nos trajo Samuel de Brasil». Y estas búsquedas han venido sonando, siguen haciéndolo, y las han hecho merecedoras de primeros premios en prácticamente todos los festivales y concursos regionales y nacionales en modalidad infantil. En las modalidades de mayores el asunto es mucho más difícil, pero están proyectando el recorrido por los concursos, ya que les gusta «conocer gente, aprender de otros, hacer amigos y contactos, darnos a conocer». El pintor y músico Pedro Morales Pino (1863-1926) es fundamental en la construcción del imaginario de la denominada música andina colombiana, ya que devino en un mito fundacional: a pesar de los hallazgos recientes y no tan recientes, sigue denominándosele el ‘padre de la música colombiana’ y sigue afirmándose que fue el primero en llevar los ‘aires nacionales’ al pentagrama, el que se inventó la bandola de seis órdenes y dieciséis cuerdas… en fin. Pues 5 allí hay tanto de leyenda como de desinformación y, por supuesto, de verdad magnificada. Morales fue un informado lector de la realidad de su época y supo captar movimientos internacionales para capitalizarlos en propuestas sonoras y simbólicas que encajaron en la cultura del centro geográfico y político del país. Al igual que sucedió en otros países latinoamericanos, Morales adaptó un tipo de conjunto que mezclaba instrumentos de plectro con instrumentos de pulso y rasgueo: la denominada estudiantina en España que, a diferencia de las tunas, agrupaba músicos profesionales o semiprofesionales. Es conocido el indudable éxito europeo de la Estudiantina Española hacia 1878 en París y otras capitales, y cómo la Estudiantina Española Fígaro, que conformó Dionisio Granados, se encargó de difundir el formato en América Latina. Morales también fue visionario en su aproximación a la tecnología, y fue por ello que planteó el viaje hacia los Estados Unidos con la intención de grabar su música con su agrupación, cosa que no logró, aunque obtuvo resonantes éxitos por sus conciertos. El homenaje que se le hace al ‘rey del pasillo’ en este concierto recoge cuatro de sus más representativas obras en este género: Iris, Leonilde, Una noche y Chispazo, en las que podemos apreciar tanto sus bellas líneas melódicas como un sutil trabajo rítmico1. Al lado de Morales Pino, en Bogotá, desarrollaron su labor interpretativa y compositiva músicos de muy diversas procedencias y formaciones. Junto con Ricardo Acevedo Bernal, el tolimense Fulgencio García Parra (1880-1945) es reconocido por un repertorio que pareciera escrito desde y para la bandola. Activo intérprete y compositor, tocó este instrumento en agrupaciones como la Estudiantina Bogotá, hacia 1910, y el conjunto Arpa Nacional, hacia 1915, y grabaciones de sus obras están reportadas desde las décadas de 1920 y 1930. Su pasillo Coqueteos fue grabado el 12 de marzo de 1924 por la Orquesta Internacional –seudónimo que utilizó la International Novelty Orchestra para sus producciones dirigidas a países de habla hispana–, y hoy escucharemos una versión en lenguaje tradicional, con algunos cambios de tempo y timbre (la tercera sección es presentada en tempo lento, inicialmente en armónicos y luego con cambio de roles), variaciones en la repetición de algunas secciones y un final cromático. En el lado B del disco en que apareció Coqueteos está grabada una danza del caleño Jerónimo Velasco González (1885-1963), otro activo intérprete, director y compositor del escenario musical bogotano de la primera mitad 1 De lo mucho que se ha escrito sobre Morales Pino, bien vale la pena destacar la publicación de su obra, que puede consultarse en http://catalogoenlinea.bibliotecanacional.gov.co/client/search/ asset/71787. También, el Banco de la República publicó un disco antológico: Pedro Morales Pino, obras para piano (2004), con la intérprete Claudia Calderón e interesantes notas de Ellie Anne Duque. 6 del siglo XX. Su nombre está vinculado a agrupaciones como la Estudiantina Nacional, la Estudiantina X y la Estudiantina Arpa Nacional, aunque también a la Orquesta Unión Musical, y es destacable su participación en 1929 en la Feria Exposición Mundial en Sevilla, donde fue galardonado. Anochecer es un vals con claras influencias del estilo vienés decimonónico. Esto se puede ver, por ejemplo, en la breve cita final de los principales temas, aunque es de destacar la forma en que se intercalan frases muy rápidas que le dan una dinámica particular. En su libro sobre Luis Antonio Calvo (1882-1945), de obligada lectura por su rigor y aportes, Sergio Ospina Romero sitúa la grabación del pasillo Blanquita cerca del año 1937, ya hacia el final de la vida del compositor, y comenta que «constituye una propuesta un poco más elaborada y madura que sus primeros pasillos» (Ospina, 2017, p. 369). Esta afirmación puede verse reflejada en el trabajo formal, ya que posee una breve introducción original, seguida de tres secciones contrastantes en tempo lento-rápido-lento, lo que lo aleja del carácter bailable que para la época tenían muchos pasillos del propio Calvo y de otros compositores de música popular. Al decir de este y otros estudiosos, estaba empezando a conformarse por entonces un repertorio que sería etiquetado posteriormente como música popular de concierto, una vertiente que también se presentó en otros países latinoamericanos. En la misma línea compositiva, denominada comúnmente ‘tradicional’, se puede ubicar a un músico vallecaucano muy destacado por su vena: el guitarrista Álvaro Romero Sánchez (1909-1999), integrante de agrupaciones que se volvieron insignia de ese tipo de lenguaje. Como intérprete y compositor, pasó por el conjunto Ecos de Colombia, la Estudiantina Colombia y el Trío Morales Pino, entre los más conocidos, siendo muy valorado por sus diseños melódicos y la coherencia formal de sus obras. Sin duda alguna, el vínculo del Trío Morales Pino con la industria discográfica local en las décadas de 1960-1980 fue definitivo para ello, porque con esta agrupación grabó más de veinte producciones discográficas, algo absolutamente inusual para estos formatos. Escucharemos dos obras de Romero: el pasillo Toño, grabado en el LP titulado El colombiano sabor del Trío Morales Pino, y el bambuco Los doce, dedicado a la Estudiantina Colombia y grabado en el LP Bandolita. Con Francisco Cristancho Camargo (1905-1977) y Luis Uribe Bueno (1916-2000) el panorama musical es un poco distinto ya que ambos introdujeron innovaciones en el tratamiento tradicional de sus obras. En el caso de Cristancho, quien acompañó a Jerónimo Velasco en la exposición de Sevilla de 1929 siendo aún muy joven, es notoria la ampliación de los 7 recursos armónicos, fruto de su trabajo en Europa con las orquestas de Harry Fleming, de Andrés Moltó y de Marek Weber en la década de 1930. A su regreso a Colombia estuvo siempre vinculado a formatos orquestales y a grupos de jazz que alternaban presentaciones en emisoras radiales y en bares y otros sitios de esparcimiento, e hizo arreglos y acompañó a gran número de artistas nacionales e internacionales de moda2. Su pasillo Trigueñita, lleno de contrastes y sorpresas, es una clara muestra de este estilo tan personal. Por su parte, Uribe también estuvo vinculado a la modernidad sonora de mediados de siglo XX, en tanto fue contrabajista y arreglista de la Orquesta de Lucho Bermúdez y posteriormente, ya en Medellín, director musical de la empresa fonográfica Sonolux, teniendo como parte de sus funciones la de viajar a las reuniones de promoción y circulación de música en diversas partes del mundo. Las técnicas de instrumentación para orquesta las aplicó posteriormente a los formatos de instrumentos de cuerda pulsada. Es por ello que su escritura es, casi literalmente, espectacular, con una serie de recursos tímbricos poco usuales y con cortes y transiciones efectistas. Su bambuco El muñequero, original para cuarteto de dos bandolas, tiple y guitarra, es una obra extensa, de más de doscientos compases, escrita hacia el final de su vida. Samuel Ibarra Conde (n. 1987) es el director, orientador y principal arreglista del cuarteto que nos acompaña hoy. Estudioso de la flauta de pico, la guitarra y la bandola, se ha labrado un merecido reconocimiento en los ámbitos musical y académico del país. Su estilo compositivo e interpretativo podría calificarse como una especie de ‘neoclasicismo popular’, entendido como la manera de establecer un fructífero diálogo entre los elementos más característicos de lo ‘tradicional’ y algunos elementos modernizantes, evitando el experimentalismo tan característico de las tres últimas décadas y, como no, haciendo a un lado las tendencias basadas en la fusión intergenérica con músicas transnacionales. Lo suyo no es hacer guiños al jazz, al rock o a otras músicas de este tipo; lo suyo es seguir desarrollando un lenguaje local de músicas populares urbanas aportándole su propia voz. El cuarteto nos presentará tres obras recientes. El pasillo Un nuevo hogar fue compuesto para la inauguración del auditorio de Canto por la Vida, y retoma del pasado algo que muchos compositores actuales han olvidado: el trabajo sistemático con la hemiola de dos tiempos, que configura un nivel de tensión rítmica muy 2 Un buen ejemplo del tipo de música que hacía Cristancho con sus agrupaciones puede apreciarse en la interpretación de su bambuco Bacatá, grabado para uno de los discos de la serie Album Shell de ritmos colombianos, producidos entre 1957 y 1967. Consultar https://youtu.be/ nzoDGXAQgh0 8 trabajado en las décadas finales del siglo XIX y las primeras del XX, a lo que suma cortas secciones de transición que parecieran un homenaje a Uribe Bueno. Valentina está dedicado a las dos Valentinas del grupo, y de allí su estructura: se presenta inicialmente como un bambuco de tempo moderato, con bellos motivos melódicos y una armonía cercana a la utilizada en el complejo del chôro brasileño, lenguaje al que es muy afecto el compositor; posteriormente desemboca en un pasillo más enérgico. Danza de nubes (2016) está dedicada al cuarteto y tiene un carácter romántico. Finalmente, la única obra no colombiana del repertorio es el vals Santa morena, del bandolinista brasileño Jacob Pick Bittencourt (1918-1969), conocido en el mundo entero como ‘Jacob do Bandolim’. Se trata de una variedad de vals rápido y exigente desde el punto de vista interpretativo, variedad que también se dio en muchas partes del mundo. Tenemos acá un homenaje de Ibarra a uno de nuestros ídolos (como intérprete de la bandola comparto esa admiración por Jacob), y a una práctica musical que nos ilustra la vecindad musical entre nuestro cuarteto y el formato conocido como ‘regional carioca’. En este momento, tres de las integrantes del cuarteto están estudiando música profesionalmente, ya sea en la Universidad del Valle o en el Conservatorio Antonio María Valencia en Cali, y ven en Colorín Colorado un proyecto para rato. «Vean, la música andina colombiana es muy linda, los jóvenes no están solo con el reguetón, hay otros géneros muy ricos en sonoridad», concluye una de estas jóvenes mujeres. Bibliografía Ospina, S. (2017). Dolor que canta. La vida y la música de Luis A. Calvo en la sociedad colombiana de comienzos de siglo XX. Bogotá: Instituto Colombiano de Antropología e Historia. Manuel Bernal. Candidato a Maestría en Musicología de la Universidad Nacional de Colombia. Tiene veintiún años de experiencia como docente en la Pontificia Universidad Javeriana y en la Universidad Distrital Francisco José de Caldas. Treinta años dedicados a la interpretación, difusión, estudio, enseñanza e investigación de las músicas locales colombianas. Como intérprete de la bandola ha sido ganador en concursos nacionales, en Becas del Ministerio de Cultura, en convocatorias de Idartes y de Biblored, además de numerosas giras de conciertos nacionales e internacionales. Ha sido jurado en concursos de música regional colombiana y en convocatorias de investigación nacionales y distritales. Diseñó y desarrolló la familia instrumental de la bandola andina. Foto. David Alejandro López PRÓXIMO CONCIERTO EN ARMENIA PRÓXIMO CONCIERTO EN CALI AMARETTO ENSAMBLE música tradicional colombiana (Colombia) Miércoles 5 de junio · 7:00 p.m. Hotel Mocawa Plaza - Salón Oruma Con el apoyo de la Alliance Française y Fundación Pregoneros de la música PULEP: ZBQ202 MARÍA CRISTINA PLATA, cantante (Colombia) Viernes 14 de junio · 7:30 p.m. Auditorio del Centro Cultural Comfandi Con el apoyo de Comfandi, Alliance Française, Fundación Hispanoamericana y Centro Cultural Colombo – Japonés PULEP: MTX389 CORRIENTES nueva música colombiana Jueves 30 de mayo · 7:30 p.m. Este concierto tambíén se presentará en Montería y Sincelejo CORO FILARMÓNICO INFANTIL Sandra Patricia Rodríguez, directora Domingo 9 de junio · 11:00 a.m. DIEGO LARGO, bandola Jueves 13 de junio · 7:30 p.m. Este concierto también se presentará en Pereira SARA SIERRA, piano Jueves 11 de julio · 7:30 p.m. Este concierto también se presentará en Medellín DAS KOLLEKTIV flauta y acordeón Jueves 18 de julio · 7:30 p.m. Este concierto también se presentará en Leticia y San Andrés PULEP: XYA267. CYV981. IZX751. XCL642. CPF877 Foto. Catalina Pérez Calderón Si desea recibir información sobre la actividad cultural del Banco de la República ingrese al siguiente enlace www.banrepcultural.org/servicios/listas-de-correo y suscríbase a la lista de correos. Boletas disponibles en TEMPORADA 2019 - PRÓXIMOS CONCIERTOS EN BOGOTÁ SERIE DE LOS JÓVENES INTÉRPRETES $6.000 SERIE PROFESIONAL $10.000 PULEP: RXM248. QGI573. TSH296. QGI573 Foto. Pedro P. Pachón OSCARYVAN GARZON TRÍO jazz (Colombia) Domingo 26 de mayo · 11:00 a.m. PAUL BROCK BAND música tradicional irlandesa (Irlanda) Domingo 16 de junio · 11:00 a.m. Este concierto también se presentará en Bucaramanga, Cúcuta y Pasto NUEVO CONCIERTO ALEXANDRE THARAUD piano (Francia) Miércoles 19 de junio · 7:30 p.m. PFLANZPLÄTZ música tradicional suiza (Suiza) Domingo 7 de julio · 11:00 a.m. Este concierto también se presentará en Ipiales y Villavicencio